Compartí en tus redes sociales

En Octubre de 2018 viajé por Turkish Airlines a Tel Aviv, haciendo una escala técnica en San Pablo (GRU) y un cambio de avión en Estambul. Acá va nuestra experiencia, que la disfruten.

Los días previos a un viaje siempre son hermosos, te agarra ansiedad, imaginás como será el vuelo y lo que vas a ver en destino.

Viajaba de noche, pero me levanté temprano y agarré el telefóno, tenía 2 email de Turkish que decían que mi vuelo había sufrido un cambio de horario que llame al call center.

En internet podía ver que el del día previo había salido con 3 horas de demora, pero el que debía tomar estaba en horario. Decidí llamar al call center de Turkish donde me dijeron “Lo único que podemos ver desde acá es lo que está publicado en la web, no se porque le enviaron el correo.”

No me quedaba mucha opción, el check in online lo pude hacer pero no me dejó imprimir el boarding pass.

En Ezeiza

Al llegar al aeropuerto había una fila muy larga. Charlando con la gente de la fila me entero que el vuelo del día anterior no salió por una problema técnico, por lo que el vuelo iría al 100%.

En el check in me dieron los dos boarding pass, el de EZE-IST y el de IST-TLV.

Hice seguridad, migraciones, un poquito de salón VIP (salía de la puerta 2 y el salón está en la puerta 15). Viajé con muchos participantes de los JJOO de la juventud que volvían a sus países.

El Boeing 777 que nos llevó de Ezeiza a Estambul

La escala técnica en San Pablo

El vuelo tiene previsto una escala de 2 horas y media en San Pablo donde bajan pasajeros, se reabastece de combustible, comida y suen nuevos pasajeros que van hacia estambul.

Estaba previsto que el vuelo salga a las 3 AM de San Pablo, un horario en el que la mayoría de los pasajeros intenta dormir.

De golpe tipo 3.20 escucho que estan terminando de cargar nafta y en los próximos 20 minutos salimos. Me vuelvo a levantar tipo 4.30, no entendía que hacíamos en tierra aún.

Se escuchaban muchas versiones y muchas boludeces, pero nada era oficial. Hasta que recién a las 5 se informó en turco y en inglés que había un problema con un radar en senegal y no autorizaban el despegue. 20 minutos después la despachante habló en español y en portugués para explicar eso mismo.

Estuvimos hasta las 6.15 cuando finalmente despegamos con 3 horas de demora. Eso hacía que pierda mi conexión, pero tenía fé que recupere un poco del tiempo perdido en vuelo.

Llegada a Estambul

Ya cuando estabamos llegando a Estambul veíamos que nuestro vuelo era imposible que lo tomemos, había uno que salía 30 minutos después de llegar, quizá teníamos suerte.

Bajamos del avión y hubo un control sorpresivo de pasaportes en la puerta a todos los pasajeros que demoró y nos quitó la esperanza de poder subir al vuelo que seguía.

Originalmente tenía que salir 00.05 a Tel Aviv y aterrizamos a la 1, con esta demora el vuelo de la 1.30 ya era imposible que lo tomemos.

Los que teníamos conexiones y de fondo la policía con los pasajeros que se llevaron.

Una vez superado el control nos dejaron a los 50 pasajeros en conexión (30 a Tel Aviv, 10 a Madrid y 10 a Dubai) en el hall. Terminaron de bajar todos los pasajeros y nos separaron por la conexión correspondiente.

Primero salieron los 10 de madrid con su nuevo boarding pass, luego fue el turno de los de Dubai, por último los de Tel Aviv. Acá hubo un temita, el hombre que tenía que canjear los boarding no sabía leer, por ende había que ir uno por uno a mostrarle el boarding y lo canjeaba.

Siendo 30 personas, muchos con hijos y familia todos querían irse rápido. Le propusimos decir el nombre y que se acerque a canjearlo en vez de ir uno por uno buscando. Se negó hasta que finalmente se los dió a un jóven quien fue diciendo los nombres y ahí se canjeaba el viejo boarding por el nuevo.

Retraso en Estambul

El nuevo horario de salida era 6.40 AM, 6 horas y media más tarde de lo que tendríamos que haber salido.

Eran la 1.40 y tenía 5 horas en el aeropuerto. No nos dieron ningún voucher ni información adicional, me acerqué a un mostrador de Turkish donde mostrando el nuevo boarding pass me dieron un voucher por comida. Estaba todo cerrado hasta las 6, por ende no lo pude canjear.

Por suerte tenía la Priority Pass y pude aprovechar para darme una ducha, tirarme en un sillón y comer algo livianito.

Pasé por el procedimiento de seguridad previo al embarque rumbo a Tel Aviv y me subí al avión.

La fila para pasar el control de seguridad previo a subir al avión rumbo a Tel Aviv

Finalmente llegué a Israel, ya habrá post al respecto de como es la seguridad y migraciones para ingresar.

El regreso desde Tel Aviv

Quise hacer el check in online y no podía, me daba error y me decía que mi vuelo había cambiado.

Por otro lado me llegaba un email que podía hacer el check in (¡En Turco!). Como era la media noche tuve que esperar a la mañana para intentar comunicarme por teléfono.

Por redes sociales nunca tuve suerte, la vez que me respondieron me dijeron que me comunique al call center y un número de turquía.

Probé buscar en internet y no conseguí ningún teléfono en el que me contesten, hasta que una prima que vive en israel y trabaja en el aeropuerto me ayudó con un número en el que me atendieron.

A todo esto no sabía cual era mi problema. Por teléfono me indicaron que no puedo realizar el check in online ya que había realizado un cambio de itinerario, que debía ir al aeropuerto y recién ahí podría chequearme.

Un cambio que yo no había solicitado, fue asignado por la demora del vuelo inicial.

Se pueden conseguir muy buenas vistas del Océano Atlántico y del desierto en el norte de África.

Algunas consideraciones sobre Turkish Airlines:

  • Problemas en la atención del personal del call center.
  • Envío de información incorrecta por email.
  • Falla de comunicación a bordo y en tierra.
  • Sigue siendo una excelente opción en cuanto a opciones y precio para hacer conexiones.
  • Los aviones cuentan con un muy buen sistema de entretenimiento
  • Los asientos tienen apoya píes.
  • Los vuelos no suelen ir llenos, podés tener suerte de usar más de un asiento.
  • En la escala en San Pablo no se baja del avión, a veces puede resultar un poco incómodo.
Compartí en tus redes sociales