Compartí en tus redes sociales

Para hacer Miami – Shanghai y Hong Kong – Miami tenía una reserva con Air Canadá. Iba a ser mi primera vez con la aerolínea canadiense y estaba muy contento de poder probar como funcionaba.

Para ir a Canadá tuve que sacar la visa de tránsito, que es gratuita. O bien quienes tengan pasaporte de varios países europeos pueden aplicar para ETA.

Miami – Shanghai con escala en Toronto

El primer vuelo que teníamos salía  de Miami a Toronto en un vuelo de Air Canadá Rouge. Llegamos a la puerta 5 minutos más tarde de que abriera el embarque y todo el vuelo ya estaba sentado dentro del avión, una velocidad sorprendente.

Era un vuelo de unas 2 horas y media en las que me dormí antes de despegar. Cuando abrí los ojos ya estabamos cruzando la frontera de USA/Canadá con unas vistas fantásticas.

Llegamos a Toronto y seguimos el camino de “conexión”, un sector con 8 máquinas y una persona que te asesoraba era todo lo que nos separaba de la sala de embarque. Apoyamos el pasaporte en la máquina, nos tomaron una foto y se nos abrieron las puertas. Sin seguridad ni personal de fronteras/migraciones. Las valijas iban directo a shanghai así que teníamos 3 horas hasta el nuevo vuelo.

Aprovechamos para descansar en el VIP Plaza lounge de tortonto. Una ducha, algo de comer y nos volvimos a subir al avión, esta vez un B777.

La compañera de asiento (estaba en pasillo ella) decidió dormir y la realidad es que me levante sólo las dos veces que ella se levanto. Me daba cosa despertarla, está quien no le da culpa, pero a mi sí.

El entretenimiento a bordo era muy bueno, acá si que dormí poco y me vi 3 películas y media. Eran 13 horas de vuelo hasta llegar a Shanghai desde Toronto.

Llegamos a shanghai y arrancamos el viaje por china.

El problema con Air Canada resuelto en 8 minutos

Para el regreso teníamos un chino, literal. Estábamos en guangzhou, China. A 3 horas del aeropuerto de Hong Kong en tren.

Nuestro vuelo salía 15.25 y teníamos previsto llegar a las 11.30 al aeropuerto.

Me levanto temprano, nunca pude dormir hasta más tarde que las 5, maldito jetlag. Y veo un email de Air Canadá que el vuelo salía 3 horas tarde y llegaba a Toronto luego de que nuestra conexión en Toronto partiera a Miami.

Me comuniqué por twitter con Air Canadá y me ofrecieron volar al día siguiente por la mañana (12 horas más tarde), pero no llegaba a otro vuelo en Miami.

Me ofrecieron otra opción: Un vuelo de United Airlines desde Hong Kong a Newark a las 10 am, pero no me daba el tiempo para llegar al aeropuerto de Hong Kong.
Entre a matrix.itasoftware.com a ver que opciones habían. Les mande 3 posibles opciones (una a Los Angeles otra a Vancouver y otra a Dallas, todas eran con la alianza One World).

A los 8 minutos tenía un mensaje con el nuevo código de reserva de American Airlines y la confirmación en mi email del nuevo vuelo.

Teníamos que correr un poco, el vuelo ahora salía 14.30. Por suerte llegamos con dos horas y media al aeropuerto de Hong Kong.

Quiero destacar la eficiencia del servicio de Air Canadá por twitter en especial la de Ania que resolvió todo rápido. Realmente quedé sorprendido.

La vuelta a Miami con American Airlines

Finalmente abordamos el vuelo 126 de Hong Kong a dallas de American Airlines. Nos dieron asiento con espacio extra para las piernas. La atención de la tripulación fue fantástica y me dormí casi todo el vuelo.

Para tener más espacio sacrifiqué mi amada ventana, y para desgracia mía el dueño de la ventana decidió cerrarla antes del despegue y no se volvió a abrir hasta que la tripulación pidió abrirlas para el aterrizaje.

Ya en dallas teníamos una escala de 3 horas y media en las que hicimos aduana, migraciones y despacho de valijas nuevamente.

Al embarcar el vuelo que unía Dallas con Miami nos hicieron despachar el carry on porque no había más lugar en los bin.

Eso me generó mucha bronca porque solo tenía el carry on con cosas importantes y no es lo mismo que viaje en cabina que en bodega. Tuve que pasar todo a una mochila. La valija quedó vacía literalmente y fue despachada.

Cuando subí al avión vi que habían lugares disponibles y que muchos estaban ocupados con bolsas que tranquilamente podían ir debajo del asiento, como hice yo con mi mochila.

Compartí en tus redes sociales