Compartí en tus redes sociales

Cuando uno emprende un viaje de este tipo, el niño interior toma protagonismo. Amamos ir a Walt Disney World y Universal Studios, son dos hermosos lugares donde la diversión está asegurada. Sin embargo, como todo en la vida, hay cosas que los vuelven un poco molestos. Hoy les vamos a mostrar lo mejor y lo peor de los parques de Orlando.

LO MEJOR

1) Los juegos

Y sí, una obviedad, es el principal motivo para ir. Los hay para todos los gustos y edades. Tenés montañas rusas espeluznantes, otras un tanto más tranquilas, juegos para los más chicos, y así puedo seguir por horas.

Seguro, unos son mejores que otros, pero esta pluralidad es la que vuelve a mejores a los parques.

2) La ambientación

Basta con bajarse del tren en Disney, o del auto en Universal, para ya estar sumergido en un mágico mundo. La ambientación de estos parques es maravillosa, alcanza con echarle un vistazo a todas las secciones de Harry Potter para ver de lo que hablamos. Párrafo aparte para Diagon Alley, es una locura el nivel de detalle que lograron.

3) Limpieza

Una trivialidad, pero con semejante caudal de visitas, es llamativa la pulcritud de los parques. Encontrar un papel en el piso es más dificil que encontrar un político honesto.

4) Planificación

Son empresas millonarias, pero el nivel de planificación no es normal. Esta absolutamente TODO pensado. Los trenes se mueven con la precisión de un reloj suizo, los estacionamientos están perfectamente señalizados, las áreas de espera de cada juego ambientadas y con minijuegos, como para hacer más amena la espera. Todo está perfectamente planeado y ordenado en estos lugares.

5) Los souvenirs

“Mirá lo que pone este pibe” dirán ustedes, pero la cantidad de pavadas que hay en las gigantes tiendas de souvenirs son geniales. Hay souvenir de lo que se les ocurra… A vos te hablo campera de Sons of Anarchy, ya vas a ser parte de mi vestuario (?).

LO PEOR

1) La cantidad de gente

 

Si sos de los que se pone de mal humor caminando por Florida en hora pico, los parques de Orlando no son para vos. Es constantemente un desfile de personas, está SIEMPRE hasta las manos. Tomen alguna pastilla antes de ir.

2) Las benditas esperas

 

Consecuencia del punto anterior, esto es lo peor de los parques, lejos. Cualquier juego medianamente popular tiene una espera mínimo de 40 minutos. Es más, en los de Harry Potter te morfás fácil 1 hora e incluso un poco más. Esto es capáz de poner a prueba los nervios del mismísimo Dalai Lama.

3) La comida

Las opciones para comer, si bien relativamente variadas, son un cañonazo al estómago. Olviden eso de comer livianito, acá es todo a lo bestia. Si venís con un poco de malestar estás sonado. Otro problema es el precio, mínimo 14 dólares.

Ojo, hay gloriosas excepciones, como Krustyburger o el restaurant de la Bella y la Bestia.

4) Los precios

Pobre de aquél que viaje con su/s hijo/s. Para los que aún no fuimos padres es muy gracioso observar los rostros de los mismos en las tiendas de souvenirs. Ir a los parques es desangrar al bolsillo, es todo caro, no sólo la comida. Un agua mineral casi 3 dólares, por poner un ejemplo. Estén preparados para derretir las tarjetas de crédito.

5) Los pies (!)

 

Sí, los pies. Es que un día en uno de estos parques comienza a las 8 de la mañana y finaliza a eso de las 9 de la noche. En Magic Kingdom se estira aún más. Ni la zapatilla más cómoda esta preparada para semejante travesía. Es sencillamente brutal, los pies se te prenden fuego. Piensen que el 85% del tiempo o estás caminando, o estás parado haciendo una fila.

Compartí en tus redes sociales