Compartí en tus redes sociales

Cuando te vas de vacaciones la idea es salir de la rutina, disfrutar, relajarse. ¿Alguna vez te pasó algo que no estaba planificado durante un viaje? ¿Cómo lo sacaste adelante? Nosotros sufrimos un robo en Europa.


Era un purrete de 19 años, me fuí con 3 amigos de mochilero por Europa. Recorrí 20 ciudades en 42 días, pero en la segunda semana me pasó algo inesperado mientras viajaba en tren.

De Berlín a Bruselas

Estabamos en Berlín y teníamos que tomar un tren nocturno con destino Bruselas (También escribimos sobre un viaje en tren nocturno en China). Quien ha tomado este transporte sabe que no suelen demorarse ni un minuto y, además, si te quedaste abajo te jodés.

El viaje estaba demorado pero no entendíamos nada de lo que anunciaban. Bajamos a servicio de atención al cliente y nos dijeron que, efectivamente, estaba retrasado. No podían tomar reclamos hasta que el tren no tenga más de 60 minutos de tardanza. Claro está que como buenos mochileros argentinos esperabamos que se demore, así podíamos obtener algún redito (?).

A los 60 minutos estabamos en el mostrador y nos dieron un voucher que decía que se demoró 80 minutos el tren. Pero los reclamos debían hacerse por correo o de 9 a 18 hs.

Nos subimos al tren y partimos rumbo a Bruselas, hasta acá no hay nada raro más que una demora de 80 minutos. Si hubiese sido el Roca o Sarmiento en Argentina nos quedamos sentados esperando que salga, a quien le vamos a reclamar.

La llegada a Bruselas y los problemas

Al llegar a Bruselas, un domingo por la mañana teníamos que ver como llegar al hostel, no teníamos mapa de la ciudad, solo dirección y el nombre del lugar. Había un centro de atención al turista y nos quedamos ahí haciendo tiempo hasta que abra, porque realmente nadie conocía .

Les recuerdo que en 2008 no había celular al nivel de hoy y el itinerario lo ibamos viendo día a día, así que tampoco teníamos posibilidad de conseguir un mapa con antelación de la ciudad de destino.

Habrán sido 1 hora y media, o dos, que nos acostamos en el centro de atención al turista de la terminal de tren de Bruselas.

Yo soy bastante inquieto así que pensé en ir a reclamar por la demora del día anterior. Le dije a mis amigos que miraran mi mochila, tenía una de mano y otra grande de mochilero. Uno asintió con la cabeza y me fui tranquilo.

El Robo y la resolución

Esta imagen es la última antes del robo mientras esperabamos en el puesto de atención al turista en la estación de Bruselas. Yo estoy a la derecha (casi no se me ve) hombro con hombro de mi amigo. Mis cosas estaban al lado de él.

Ahora viene la parte que podrán creer o no, mientras hablaba con dos simpáticos empleados del tren, por mi cabeza se me cruzó que iba a volver y no iban a estar mis cosas.

Pasados unos 10 minutos de hablar un rato con esta gente y que no puedan ayudarme con el reclamo, ni a ubicar el hostel, decidí volver y de camino le pregunté a una policía.

En el medio de la charla la llaman urgente porque estaban buscando a un ladrón en la parte de los andenes (primer piso).

Vuelvo con mis amigos y veo que mis cosas no estaban, dije “claro, me las escondieron”. Estaban con los ojos cerrados… así que los levanté, y al ver con la rapidez que se pararon, me di cuenta que no lo habían escondido, me habían robado todo. Salí en todas las direcciones corriendo, viendo si encontraba algo.

De casualidad, cuando decidí ir a hablar con los empleados del tren, había decidido llevar el portavalores completo donde tenía las tarjetas de crédito, plata, EurailPass.

Me robaron la cámara de video, un libro de viaje, toda la ropa, y más cosas. Por suerte mi familia me apoyó a continuar el viaje y no hay dudas que todo lo siguiente fue increíble.

Me compré un bolso en Amsterdam, una bolsa de ropa en Zara de Brujas, y un amigo, que se iba de Amsterdam el día de mi arribo, me dejó algo más de ropa y una toalla.

El viaje llegando al final del mismo tuvo otro episodio polémico, me convertí en superhéroe en el Metro de Madrid.

 

Compartí en tus redes sociales