Compartí en tus redes sociales

En Buenos Aires estamos ante el auge de las hamburguesas. Esta movida comenzó hace tres años (aprox), creo que un poco por las facilidades para viajar de los argentinos. Hay muchas opciones, algunas excelentes y otras que dejan bastante que desear.

Dogg es una cadena que está presente hace varios años. La especialidad de este lugar siempre fueron los panchos, los cuales son los mejores de la ciudad, a mi criterio.

Con esa experiencia empezaron a hacer hamburguesas y muchos las tildan de ser de las mejores. Los especialistas en la materia, como Pato de Burger Life o Burger Kid, no dudan en alabar a este producto siempre que pueden.

Con estas referencias previas decidí trasladarme un domingo cualquiera al local que está en Belgrano, en la calle Blanco Encalada, a escasos metros del Barrio Chino.


El local es bastante grande, tiene varias mesas y barras. Desconozco cuan lleno está en otros momentos, pero por suerte no estaba explotado un domingo al mediodía.

Hay pocas opciones de hamburguesas, y la verdad es que eso está bueno. No se ponen en pretenciosos, van a lo clásico. Todas las hamburguesas son dobles.

menú Dogg
Yo pedí una con cheddar y panceta. Simple, nada más. El precio con unas papas y una cerveza artesanal (muy buena) fue de $230. En caso de pedirlo con bebida sin alcohol son $180.

Las hamburguesas de Dogg se cocinan en una parrilla a las llamas. Una técnica que acá no se ve mucho.

Hamburguesa Dogg
Las papas son de las mejores que probé acá, lisa y llanamente. Me hicieron acordar MUCHO a las de Five Guys. ¡Son un vicio! Dan ganas de pedirse dos bandejas extra. Suma mucho una interesante cantidad de salsas. Hay una mayonesa picante estupenda.

Yendo a la vedette (?): el pan es excelente, bien suavecito, sin ninguna falla. El cheddar muy rico, sabroso y, por la forma en que preparan la hamburguesa, se acopla a la carne de manera celestial.

El bacon es muy rico y crocante, aunque aquí viene mi primer “queja”: es picado, lo cual no es mi opción favorita. Prefiero la feta, pero no quita que estaba muy bueno.

¿La carne? Acá se viene la polémica: era muy rica, sabrosa y sin condimentos innecesarios. Pero hubo un tema: había partes en las que estaba MUY quemada y no tenía gusto a nada.

burger
Entiendo que es algo común por la forma en que la preparan, pero me pareció que se les fue un poco la mano. De hecho, recuerdo que Pato en su blog dijo que no se les quemaba… este no fue el caso. Eramos 6 personas y todos coincidimos en lo mismo.

Por supuesto que le voy a dar revancha, porque se nota que es un producto cuidado y con materia prima impecable.

Del 1 al 10 le pongo un 7. Puede parecer duro, pero creanme que se les fue mucho la mano con el fuego. De otra manera hubiese sido un 9.

Aún así, recomiendo que prueben las hamburguesas de Dogg. Por mi parte le daré su merecida revancha.

Compartí en tus redes sociales