Compartí en tus redes sociales

TCF Dolphin - comer en The Cheesecake Factory

Comer en The Cheesecake Factory es una experiencia religiosa. En mi opinión, es uno de los mejores lugares en Estados Unidos. Nunca tuve una mala experiencia en este lugar, jamás probé un plato malo.

Esta cadena cuenta con más de 160 restaurantes, desperdigados por 36 estados. También, se puede encontrar en Medio Oriente, como por ejemplo Dubai. En Florida está presente en casi todos los grandes shoppings, así que para aquellos que viajen a Miami o Disney, va a ser fácil encontrar uno.

El menú es más extenso que un partido de béisbol. Cuenta con más de 250 opciones, literal. Elegir que comer es una travesía, todas las opciones son tentadoras.

Ni bien te sentás, un mozo se te acerca y te trae un pan que es una exquisites, sobre todo el de salvado con cereales. Encima lo traen calentito, recién sacado del horno. Hablando del mozo, la atención aquí es magnífica. Siempre pendientes de uno, apenás terminás el último sorbo de tu gaseosa ya te traen otro vaso. Por supuesto, el refill es ilimitado.

pan - comer en The Cheesecake Factory

Tuve la oportunidad de comer en The Cheesecake Factory en varias oportunidades y jamás repetir el mismo plato. Así que, voy a mostrar cuales me parecieron los mejores.

Antes de arrancar, una pequeña recomendación: en caso de ir a almorzar, pidan el lunch size. No todos los platos tienen esta opción, pero sí una gran mayoría. Son porciones “menores”, pero suficientes para alimentar a un elefante marino en época de hibernación. A la noche no cuentan con esta opción.

Crusted chicken Romano

Chicken Romano - comer en The Cheesecake Factory

La mejor descripción para este plato sería, es como una milanesa con fideos. Sí, un clásico en la casa de cualquier soltero (?). Pero esa “milanesa” no esta rebozada con pan rallado. Es un pollo con una costra de queso parmesano exquisita. Los fideos son muy ricos y la salsa de tomate es liviana.

Bistro shrimp pasta 

bistro shrimp - comer en The Cheesecake Factory

El plato mas calórico de Estados Unidos (!), no es joda, googleen, tiene más de TRES MIL CALORÍAS. Es lo mas similar a comer una ojiva nuclear, empujando con un kilo de pan. Encima, nada del plato te hace sospechar que estás mandando semejante ingesta.

Son unos spaghettis con una salsa de tomate y crema con gambas rebozadas y hongos frescos.

Les juro que terminarlo es más dificíl que la trigonometría. Sin embargo, es de lo más rico del lugar. Pidan y no piensen en esos 20 kilos que van a sumar.

Hamburguesa

hamburguesa - comer en The Cheesecake Factory

Ok, ir a The Cheesecake Factory y pedir una hamburguesa es como pedir milanesa con papas fritas en un restaurant japonés, pero son enormes y muy ricas.

Tomato Basil Pasta 

basil - comer en The Cheesecake Factory

Plato simple, rico y no tan pesado. La premisa es simple, unas pastas con una salsa de tomate livianita, pedacitos de pollo, un poco de pesto y muzzarella. Es una buena opción en caso de no querer comer hasta reventar, aunque no quita que sea una porción más que generosa.

Hay otras opciones excelentes como: limonadas (la de frutilla es tremenda), los combinations, una posibilidad de combinar dos platos, muy recomendable, y el puré, que genera velozmente dependencia, de lo rico que es.

Bueno, hasta aquí con los platos principales. Es muy difícil llegar con espacio para más, pero es casi obligación probar uno de los puntos fuertes. Con los postres tenemos muchas opciones, pero el nombre del lugar da a entender que hay una especialidad:

Cheesecake

No soy un fan de este tipo de torta, de hecho, podría decir que no me gusta. Es más, la primera vez que fui a The Cheesecake Factory no probé, cosa que hizo que me coma más de un improperio por parte de amigos.

El cheesecake de este lugar es algo distinto, es, no sé como describirlo… celestial. Tienen que probarlo, está a otro nivel, no hay cheesecake que le compita. El de la foto es el de vainilla, uno de los menos violentos. Hay cualquier cantidad de variedades, para todos los gustos.

Gluten Free

Para los celíacos, The Cheesecake Factory ofrece la adaptación de gran parte de su menú. Hay hasta un cheesecake libre de gluten llamado Godiva.

Hay que buscar aquellos platos que tengan un GF al lado del nombre. Eso nos indica que el plato se lo puede hacer libre de gluten.The-Cheesecake-Factory-Gluten_Free

Esto es una novedad, ya que las opciones para celíacos las incorporaron hace menos de dos años. Al momento de pedir hay que especificar que uno es celíaco (alérgico al gluten), para que tengan mucho cuidado en la cocina. Mucha gente sigue una dieta sin gluten simplemente por decisión propia y no por necesidad.

Cuenten su experiencia si fueron a The Cheesecake Factory, sus platos favoritos, y si no les gustó algo.

Compartí en tus redes sociales